martes, 16 de octubre de 2007



..
Ahí estabas de nuevo, como cada noche.
Me miraste y tu sonrisa,
predecesora de un beso
me contagió.

Ahí estabas,
te abracé
y cerré los ojos
deseando que las frías agujas del tiempo no avanzaran
llenándome de tí
e imaginando q estarías para siempre.

Me miraste a los ojos,
y éstos me chivaron
que morías por besarme
por sentir el calor de unos labios,
éstos,
que tímidamente se acercaban
buscando los tuyos.

Y sonreí
tímida
con la mirada baja
y encogiendo los hombros;
esperando que tus brazos de nuevo
me rodearan
me protegieran.

Ahí estabas de nuevo como cada noche,
En los sueños de esta ilusa.
..