domingo, 4 de marzo de 2012


Ella nunca se cansaba de esperarle, aunque el té doliera frío en la garganta.